Top menu Spanish

Campaña por unas elecciones limpias en Brasil
HISTORIA
 12 EJEMPLOS
Campaña por unas elecciones limpias en Brasil

Río de Janeiro

Durante muchos años, a los delegados a las conferencias anuales de la Organización Internacional del Trabajo (ILO, por sus siglas en inglés) en el Palacio de las Naciones en Ginebra, se les ofreció la oportunidad de visitar el centro de conferencias de IdeC en las cercanías de Caux, Suiza, y a conocer más sobre el trabajo de Iniciativas de Cambio. Uno de los que aprovecharon esta oportunidad en el año 1970 fue Jones Santos Neves Filho, quien más tarde se convirtió en Vicepresidente de la Confederación Nacional de Industrias de Brasil y Miembro del Parlamento.

A principios de los años 90, Santos Neves Filho comenzó a preocuparse por el creciente problema de la corrupción, el cual consideraba como el principal obstáculo que debía abordarse en la lucha contra la pobreza. Inspirado por la Campaña por unas Elecciones Limpias, realizada en 1992 en Taiwán por Iniciativas de Cambio, Santos Neves Filho lanzó una campaña similar para las elecciones presidenciales de Brasil en 1994. Los votantes fueron invitados a firmar un compromiso a no aceptar sobornos a cambio de su voto. Los posibles candidatos se comprometieron, de ser electos, a apoyar la legislación para limpiar el proceso electoral.

El equipo de IdeC organizó una serie de eventos públicos que fueron apoyadas por la Iglesia Católica y algunos medios de comunicación en Brasil. La campaña tuvo éxito en crear conciencia sobre la lucha contra la corrupción. Los incidentes de fraude electoral se redujeron, los políticos acusados de delitos no fueron reelegidos y una fraudulenta encuesta en Río fue anulada. Hubo un despertar en la población y la frase "elecciones limpias" fue tomada por el Tribunal Federal Electoral.

Después de las elecciones, el movimiento continuó en diferentes formas. Un ejemplo de ello fue que los líderes comunitarios de dos docenas de favelas (barrios marginales), se unieron en noviembre de 1995 para trabajar por la restauración del tejido moral que une a la sociedad.