Historias

Caux igual Cambio

Viernes, 5. Septiembre 2014

Caux = Cambio

Rosemarie Lucero, Directora Ejecutiva de Instruments of Peace (Instrumentos de Paz) en Irlanda, participó en la semana de comunidad internacional en Caux, en junio, cuando representantes de Europa del Este y del Occidente pasaron un tiempo juntos como un equipo internacional de voluntarios, preparando el centro de conferencias para las conferencias de verano. Esta fue la primera vez que Rosmarie visitaba Caux y aquí comparte sus impresiones. Después ella volvió nuevamente para el Foro Internacional de Agentes de Paz, junto a 11 jóvenes irlandeses.

Impresionado por la inmensa belleza, ¡uno se desarma! Eso es lo que me pasó cuando llegué por primera vez a Caux, en junio de este año. Este edificio estilo cuento de hadas con más de un siglo de edad, tiene una misión que cumplir y lo ha estado haciendo durante casi 70 años. Cuando llegué de nuevo a Caux dos meses más tarde, esta vez con un equipo de 11 irlandeses, tuve el pensamiento que Caux habla del poder de la belleza como un instrumento de Paz, un agente de Cambio.

Existen tres niveles de belleza que te atrapan en Caux. En primer lugar, está la belleza divina revelada en la naturaleza. Esas montañas que se elevan a los cielos a miles de metros revelan un nuevo rostro del Creador, esos mágicos siempre antiguos y siempre nuevos rayos de sol que te saludan cada mañana. Cuando al amanecer de un nuevo día nos despertamos, el balcón nos ofrece una vista en los primeros asientos de una imagen irrepetible del cielo, las nubes, las montañas, las luces parpadeantes en el suelo y el siempre plácido lago de Ginebra. Este cuerpo de agua que actúa como un espejo cuando el sol se pone, también hace su propio trabajo, proyectando un juego de colores en el cielo al ocaso del día.

Rosemarie Lucero (primera de izquierda a derecha) durante la semana de comunidad internacional en CauxLuego, está el segundo nivel de la belleza: el poder del hombre en la creación de un magnífico edificio, los intrincados diseños de diseñador de los azulejos del tejado a los techos tallados a mano en el interior de esas habitaciones palaciegas. Pero más que eso, es la historia del edificio y cómo este cambió de propietarios: de los más exageradamente ricos del mundo a las súper generosas 99 parejas en Suiza que compraron el palacio en 1946, para donarlo a la fundación Rearme Moral. Este antiguo palacio se ha convertido en un hogar para el mundo. Cuanto más se profundiza en la historia de Caux, más conocemos de su belleza incalculable.

Y luego está el nivel más íntimo de Belleza que desarma a la esencia misma de tu alma: el individuo, historias personales compartidas entre las personas en círculos de confianza, las historias de la gente común y de los niños, y las historias de los dignatarios que asisten y que tratan a todos como iguales. Los que vienen de tan lejos, de los confines de la tierra, y depositan sus historias aquí en las cámaras secretas de los corazones humanos. Si la belleza divina alrededor, o la historia del palacio no logran deslumbrarte, la íntima confianza de los que sufren, los que sueñan con un mundo mejor, sin duda va a abrir tu corazón y te sentirás extremadamente vulnerable a ser tocado por la gracia.

Week of international community in CauxAsí es como se produce el cambio en Caux. No hay un solo sermón, invocando el fuego del infierno para asustarte y hacer que cambies. Es el poder de la seducción de la Belleza Divina, en la naturaleza o en las historias, que hace su trabajo en el silencio de tu corazón. Ese es el agente de cambio aquí en Caux. Cambiar se vuelve tan natural como respirar o dormir. No hay ningún drama; ¡simplemente sucede! Imperceptible al principio, pero luego te das cuenta que estás cambiado irrevocablemente. Como nuestros jóvenes de Irlanda dijeron la noche de nuestra partida, "Nadie puede venir a Caux y no cambiar", y yo no podría estar más de acuerdo. Creo que Caux es sinónimo de Cambio. ¡Que la paz sea el cambio!

Rosemarie L. Lucero|Directora Ejecutiva|Instruments of Peace|Irelanda

Fotos: Diana Topan|Iniciativas de Cambio|Rumania