Noticias

Lo que descubrí durante el diálogo "Sanando el Pasado"

Lunes, 15. Octubre 2012

Del 6 al 9 de septiembre, un diálogo sobre el tema "Sanando el Pasado", se llevó a cabo en las costas del Mar Negro en Crimea. Esta parte de la actual Ucrania incluye muchas diferentes culturas y grupos étnicos que han sufrido injusticias históricas, incluyendo relocalizaciones étnicas forzadas durante los años de Stalin de la Unión Soviética.

El diálogo de cuatro días contó con la asistencia de 18 participantes y fue organizado por Fundamentos para la Libertad y la rama del Club de Jóvenes Líderes en Crimea (ambos son programas inspirados por IdeC) con el patrocinio de Kerk in Actie-ICCO (Iglesia en Acción, Países Bajos). Con la facilitación de Diana Damsa (Rumania) y Olena Kashkariova (Ucrania) los participantes aprendieron a oír, a escuchar, a aprender; buscaron la respuesta a la pregunta "¿quiénes somos?", cuáles son nuestras raíces, así como también discutieron temas de su elección.

Una de las participantes, Yuliya Kryvosheyina, escribe sobre su experiencia:

Siempre sospeché que el secreto de nuestro mundo era el amor.

El diálogo-seminario "Sanando el Pasado" me acaba de confirmar eso. No sé exactamente lo que vine a entender allí, pero me sentía en un ambiente en el que podía ser sincera. Me di cuenta que mis palabras pueden herir a otros, incluso si son verdaderas.

Estoy muy agradecida con una chica, una tártara de Crimea, que compartió conmigo su historia personal impregnada con su dolor. Sentí, al mismo tiempo, su dolor y también la indiferencia de la persona que la lastimó. Porque esta historia era en parte sobre mí.

Ukraine dialogue Learning from the Past - Sept 2012En algún momento de mi vida, el no hablar mal de los tártaros de Crimea fue un logro para mí. Ahora me avergüenzo por lo mal que pensé de ellos. Sólo espero que Dios me perdone.

Yo pensaba: "¿Cómo puedo tratarlos bien, si los adultos a mi alrededor dicen esto y aquello..." Pero en el seminario-diálogo "Sanando el Pasado", me di cuenta que el pasado es tan ambiguo. Yo puedo adoptar uno u otro lado, y salir herida de todos modos. Puedo pedir una disculpa y justificar mi falta de amor.

O puedo perdonar. No se puede hacer nada más con el pasado.

Sí, por un lado esto era algo muy loco. Yo sentía un enorme muro por lo que me era imposible perdonar. En mi pequeño corazón había tanta basura extraña y pesada.

Pero después adquirí una nueva manera de pensar acerca de las cosas.

Doy las gracias a una chica con la que me he convertido en amiga a lo largo del año pasado. Ella se ha convertido en parte de mi vida y me invitó a visitar a su familia y me habló de su situación. Sólo un año más tarde, he comenzado a aceptarla de verdad. Se me ha caído el muro. El diálogo me ha ayudado a entender que si una tártara de Crimea es mi amiga cercana, y su familia es muy amable y hospitalaria, entonces ¿a quién tiene que odiar mi corazón?

Me he desprendido de eso.

Deseo comprender los retos a los que se enfrentan los tártaros de Crimea en la actualidad. Y quiero ayudarlos a superar esos problemas. No estoy tomando partido por nadie. Acabo de entender y he visto que no tengo ninguna razón por la cual ser indiferente a ellos.