El cambio empieza conmigo

El cambio empieza conmigo

Lunes, 1. Octubre 2012

K Haridas NairEn mayo, durante la conferencia Herramientas para el Cambio KL 2012 , organizada por IdeC Malasia, los participantes pudieron elegir uno de los cinco talleres que por la tarde ofrecieron herramientas para convertirse en "agentes de cambio". Las opciones eran "Pasión en el lugar de trabajo", "Liderazgo", "Creadoras de Paz", "Comunicaciones interculturales" y, por último, "La elección" dirigido por el Arbinger Institute.

Yo escogí "La Elección", que sondeó las profundidades de algo que en IdeC a menudo se refieren como "el cambio debe empezar conmigo". Aprendí sobre la filosofía del filósofo austriaco Martin Buber del diálogo basado en la distinción entre las relaciones "yo-tú" y "yo-eso". Estas representan dos actitudes diferentes. Una se trata de una relación de mutualidad y reciprocidad, mientras que la otra es una relación de separación y desprendimiento. Es una elección.

Me acordé de una primera experiencia de cambio que sigue marcando mi vida. Yo había desarrollado un profundo odio y resentimiento hacia un familiar. Al pensar en el valor del "Amor Absoluto", sentí que no había nada que yo quisiera hacer. No podía ver nada bueno fruto de esa relación. Lo último que quería era reparar y restaurar esa relación.

Busqué el consejo de un anciano, un sabio escocés cuya historia de cambio me divirtió y al mismo tiempo desafió mi sentido de valentía. Cuando le compartí mi deseo de dejar las cosas como estaban, me preguntó: "¿Qué tan equivocada crees que esa persona está?" Respondí, "99%". Me pidió que reflexionar sobre mi 1% en lugar de centrarme en el 99% de la otra persona. Esto era tan lógico que me desafió a intentarlo.

El curso sobre la Elección abrió una ventana en mi corazón. En el momento mismo en que me concentré en mis propios errores tuve la oportunidad de convertir lo que se había convertido en una relación "yo-ello" a una relación "yo-tú". Cuando pensé en lo que había hecho y dicho sobre esta persona a sus espaldas me sentí culpable. En lugar de la culpa del 99% que le había asignado a él, vi las cosas maravillosas que él había hecho por mí. Esto me ayudó a tomar la responsabilidad de lo que era más que mi 1%. Más tarde, cuando me encontré con él, fue un momento de disculpa mutua, de perdón y reconciliación.

Me di cuenta de lo que significa estar en "la caja" (una analogía Arbinger) y cómo esto da lugar a mis reacciones. Cuando estoy atrapado en "la caja", todo lo que puedo ver son "más reacciones encajonadas". El curso me ayudó a entender cómo se puede salir de esas situaciones "encajonadas" y cómo el estar "fuera de la caja” revela las respuestas que generan relaciones positivas.

El facilitador de "La Elección" era un humilde y joven caballero danés que compartió con franqueza acerca de sus experiencias en su propia familia y en su trabajo. Fue durante el segundo día en que muchos de los participantes cayeron en cuenta de muchas cosas. A todos les "cayó la moneda" cuando se dieron cuenta de que todo es acerca de Mí y que todo que está dentro de Mi control. "El cambio empieza conmigo" se convierte en una luz interna que ilumina con una nueva luz todas mis relaciones. Siento un sentido de común humanidad sólo cuando comprendo lo que mis sentimientos me están haciendo en cada momento. Al asumir la responsabilidad, empiezo a desarrollar la compasión por el estado del otro y eso me libera de ser la víctima.

El taller para mí destacó cómo podemos humanizarnos a nosotros mismos y a los demás cada vez que tomamos la responsabilidad de nuestras propias acciones/reacciones, ya sea desde una posición de debilidad o fortaleza. El asumir la responsabilidad tiene gran poder.

Nosotros, los humanos maduramos con varias obsesiones tales como actitudes de profundo dolor, celos, heridas, sintiéndonos victimizados o resentidos. Este bagaje emocional entonces, define al individuo en todo lo que emprende. Estamos condicionados por la disfuncionalidad en los demás y nos quedamos atrapados en las emociones, actitudes y comportamientos que dando color e infectando a todas nuestras relaciones. Para aquellos que se basan sólo en la mente racional y el mundo exterior, estas cuestiones pueden parecer oscuras y desafiantes. Para otros que comienzan a desarrollar la capacidad de mirarse profundamente a sí mismos y empezar con ellos mismos, una ventana de compasión puede abrirse ante las relaciones difíciles.

"Cambiar empezando por uno mismo" es algo más que una posición cronológica de donde se parte. Es poderosa cuando se refleja en el día a día. Mientras he comprendido esto a un cierto nivel, el problema de ser atrapado por el ego o ser esclavizado por las reacciones me han cegado en muchos casos a una conducta y un comportamiento inconsistente con mis convicciones. Se dice que nuestras creencias no nos proyectan como una mejor persona, pero sí nuestra conducta y comportamiento.

Esta paradoja se resuelve a nivel de nuestro ser. Aquí es donde uno sintetiza el diálogo "yo-tú" y "yo-ello" en nuestras relaciones. Al aceptar el , yo veo a la humanidad en la otra persona y como asumo toda la responsabilidad por mis emociones y reacciones presentes, me libera de las garras del otro.

He reflexionado mucho sobre una cita del programa, “Hay algo más profundo que el comportamiento y que los otros pueden sentirlo”. Algo que, cuando está equivocado, socava la eficacia de incluso el más aparentemente "correcto" comportamiento". Esto se aplica cuando uno hace cosas buenas por motivos equivocados.

"La Elección" fue un curso sobre la honestidad y la transparencia que nacen de una conexión con el Ser , "una forma de ser", que es más profunda y más importante que el comportamiento. A medida que desarrollamos la relación "yo-tú", reconocemos nuestros autoengaños y surgimos de lo más profundo de nuestro ser. Todos podemos aprender nuevas lecciones y compartir nuestras enriquecedoras experiencias. Para mí este programa es el más refrescante y significativo que me ha ayudado mucho a mejorar de la calidad de todas mis relaciones.

Para cualquiera que quiera ser un efectivo agente de cambio, los libros más vendidos de Arbinger, Leadership and Self-Deception (Liderazgo y Auto-Engaño) y The Anatomy of Peace (La anatomía de la Paz), son una lectura obligada. Esto puede inspirar a leer también, Bonds that make us Free (Vínculos que nos hacen libres), por el Dr. C. Terry Warner, fundador del Instituto Arbinger.

K. Haridas