Historias

El Proyecto Balfour, de Monica Spooner

Miércoles, 13. Diciembre 2017

El Proyecto Balfour reunió a más de 1 200 personas en el Central Hall Westminster el 31 de octubre de 2017

Dr Monica Spooner

"El arte de la amistad" es un concepto valioso que he aprendido de Rearme Moral/Iniciativas de Cambio.

Mohammed Fadhel Jamali representó a su país, Iraq, en la conferencia de San Francisco de 1945, en la cual se crearon las Naciones Unidas. Allí conoció a Frank Buchman, impulsor de "Rearme Moral" (MRA por sus siglas en inglés), y su amistad perduró hasta la muerte de Buchman. Después de tres generaciones, mi marido y yo nos hemos visto beneficiados por esa amistad.

En 2008, la familia Jamali nos invitó a pasar unas vacaciones en Jordania y, mientras nos preparábamos para el viaje, ambos tuvimos la sensación de escuchar un susurro en nuestras mentes: "¿Es hora de visitar Israel y Palestina?" Nunca habíamos querido ir y tampoco nos creíamos todos los problemas que oíamos que había allí. Justo antes de salir, una palestina de Edimburgo, cuya amistad había abandonado durante años, me miró directamente a los ojos y me dio una lista de sus familiares y amigos más cercanos. Los conocimos a casi todos, incluso hicimos amigos en Israel, y aprendimos mucho en solo diez días. ¡Desde entonces, ya no hemos vuelto a ser los mismos!

Durante nuestra estancia en Jordania, nos topamos con una exposición sobre la correspondencia entre McMahon y Husein: un intercambio de cartas en 1915, cuando Gran Bretaña estaba en guerra, entre el alto comisario británico en Egipto y el jerife de La Meca. En esas cartas, Gran Bretaña ofrecía a los árabes un estado independiente, que incluía la región conocida como Palestina, si se sublevaban en contra de nuestros enemigos, los turcos, y los expulsaban de la región. Aunque me avergüence confesarlo, yo nunca oído hablar de ello ni del acuerdo Sykes-Picot de 1916 que dividió la región bajo influencia y control francés y británico. Tampoco había oído hablar de otras promesas británicas que no podíamos cumplir (y, en algunos casos, tampoco teníamos intención de hacerlo).

Entonces ya nos sentíamos muy incómodos: claramente, Gran Bretaña tiene algo que admitir.

Tal y como he mostrado en lo que venimos leyendo, una pregunta me cogió por sorpresa: "¿Cómo celebrará Gran Bretaña el centenario de la Declaración Balfour?". Sin conocimiento alguno y con recelo, leí la Declaración de 67 palabras de noviembre de 1917 así como el Mandato de la Sociedad de Naciones que Gran Bretaña garantizó tras la guerra, y descubrí que los británicos hemos asumido un "deber sagrado" para llevar a los judíos y a los árabes a independizarse de Palestina. Como cabía esperar, hubo un malentendido desde el principio, puesto que tanto los árabes como los judíos creían que les habíamos prometido la tierra a ellos.

¿Qué haces con una pregunta que parece haber salido de la nada? Hablé con mucha gente acerca de mis hallazgos, hasta que dos personas me dijeron: "¡Trabajaremos contigo!". Y así nació el Proyecto Balfour, hace ya ocho años.

Audience Central Hall WestminsterLa forma en que se ha desarrollado me convence de que el Proyecto tiene un propósito. Me atrevería incluso a decir que ha sido inspirado por Dios. Gente con unas competencias y un conocimiento enormes participan en nuestras conferencias y exposiciones. Hemos desarrollado una página web que recibe más de 40 000 visitas al mes, así como el cortometraje Britain in Palestine 1917 - 1948 junto con una guía de estudio.

Rt Hon Emily Thornberry

Recientemente, he recibido un mensaje de una persona israelí que ha oído hablar hace poco del Proyecto Balfour. "El poder del ámbito internacional para resolver el conflicto en nuestro país es inmenso", escribió. "Cada estado da la impresión que viene solo de un lugar de mediación o de resolución de conflictos. Una organización que afirma que también nosotros tenemos parte de responsabilidad del conflicto representa un enfoque totalmente nuevo."

A medida que se iba acercando el año 2017, la primera ministra británica, Theresa May, anunció que "celebraría con orgullo" el centenario de la Declaración Balfour. ¿Se trataba así de un mensaje de Gran Bretaña para el mundo acerca de las 67 palabras que cambiaron el Oriente Medio para siempre? Con desazón, reservamos el Central Hall Westminster, cerca del Parlamento, para celebrar una sesión sobre la promesa rota de Gran Bretaña: es hora de plantear un nuevo enfoque. El objetivo era reconocer la artera historia de Gran Bretaña en la región y, a la vez, comprometernos a ayudar tanto a palestinos como a israelís en la construcción de un futuro pacífico basado en los mismos derechos para todos.

Esto supuso la recaudación de 25 000£ (33 514$, aproximadamente) a través de donaciones y venta de billetes durante tres meses, al igual que distintas personas trabajando arduamente. Durante estos meses, mucha gente se unió a nosotros y aportó su experiencia y recursos al proyecto. La noche del 31 de octubre, más de 1 200 personas llenaron el Central Hall para escuchar desde líderes británicos hasta políticos experimentados de todos nuestros partidos principales; a líderes religiosos cristianos, judíos y musulmanes; profesores y a un antiguo cónsul general del Reino Unido en Jerusalén. 

Lord Owen

El antiguo secretario de Asuntos Exteriores, Lord David Owen, explicó: "No tengo duda alguna de que rompimos la promesa que le hicimos a los palestinos. Podemos restablecer esta promesa, pero solo si hay un nuevo planteamiento". Además, expuso algunas ideas para este enfoque. La secretaria de Asuntos Exteriores de la oposición, Emily Thornberry, ha comprometido al nuevo Partido Laborista a reconocer Palestina como un estado soberano.

Se animó el ambiente con música árabe y judía. A través de la carta de 23 prominentes israelíes, se pidió al gobierno del Reino Unido que emitiera "un informe que expresara el reconocimiento del Estado de Palestina de forma inmediata". Gente de todo el mundo mandó mensajes; equipos de televisión grabaron el evento y lo emitieron por todo el Oriente Medio. Igualmente, se organizó una conferencia de prensa en el Parlamento que atrajo a medios de comunicación de distintos países.

En Gran Bretaña, el centenario se ha visto marcado tanto por el enfado como por la esperanza; además, se han exigido disculpas y ha habido manifestaciones, demostraciones, debates, seminarios académicos, nuevos filmes y una amplia cobertura por parte de los medios de comunicación. En medio de todo esto, creo que el Proyecto Balfour ha ofrecido un enfoque que puede ayudar a resolver el conflicto del cual debemos asumir mucha responsabilidad.

Ahora debemos ver cómo proseguir. El profesor Rajmohan Gandhi, nieto de Mahatma, quien ha asesorado el Proyecto Balfour desde el principio, habló en el Parlamento hace unos meses y comparó el trauma de la separación británica en India con el daño que le hicimos a Palestina. Desafió a los británicos diciendo: "El mundo necesita a personas que se unan, que hablen entre ellas y que hagan lo que se tiene que hacer. ¿Quién más hará esto por el mundo?".

¿Averiguaremos lo que se hizo a Palestina en nuestro nombre tras la Primera Guerra Mundial? ¿Reconoceremos el sufrimiento masivo que le siguió y empezaremos un nuevo capítulo, el de ayudar a los otros en lugar de perseguir nuestros propios intereses, en nuestra historia?

Este es un enorme reto a largo plazo. El gobierno solo lo asumirá si los ciudadanos lo asumen primero. Si Gran Bretaña da el paso, los otros la seguirán.

Fotografías de Lord Owen (arriba a la izquiera) y de la Hble. Emily Thornberry (arriba a la derecha)

Monica Spooner, madre de tres hijos y abuela de cuatro niños, ha vivido en Edimburgo desde 1965. Fue a la escuela en Sheffield y estudió medicina en el King’s College y en el Westminster Hospital London, y se graduó en Medicina y Cirugía (King’s College, 1964). Más tarde, obtuvo un DRCOG (Diploma del Royal College en Obstetricia y Ginecología) y un DCCH (por sus siglas en inglés; Diploma de salud infantil comunitaria) y formó parte de “Community Paediatrics” desde 1975 hasta 1995. Trabajó en el Consejo de Administración del Grupo Oxford de 1980 a 1998. Spooner es un miembro fundador y presidenta del Fideicomiso del Proyecto Balfour.

Nota: Hay muchas personas de distintas culturas, nacionalidades, religiones y creencias involucradas de forma activa con Iniciativas de Cambio. Estas observaciones representan el punto de vista del escritor y no necesariamente el de los de Iniciativas de Cambio en su conjunto.

Traducido al español por Mariona Gastó Jiménez