El legado personal de Frank Buchman

El legado personal de Frank Buchman

Jueves, 26. Julio 2012
Author: 

Alline Serpa

Primero conocí a Iniciativas de Cambio hace unos 18 años, en una reunión de taxistas en el Sitio San Luis, Petrópolis. En la medida en que me fui involucrando en diferentes actividades, mis ideas sobre el mundo en que vivo fueron cambiando y mi comprensión acerca de las relaciones entre las personas en todo el mundo fue madurando.

A pesar de conocer gente maravillosa en el equipo de IdeC en Brasil y en el extranjero - incluyendo a personas que lo conocieron como el Rearme Moral (MRA) en el pasado, cuando este era extremadamente activo y abordaba asuntos mundiales - nunca había podido captar todo el espíritu de cambio y el corazón de sus objetivos hasta que leí "El Legado Mundial de Frank Buchman", compilado por Archie Mackenzie y David Young. Su impacto sobre mí fue tan profundo que me di a la tarea de imprimirlo en portugués. Todo el equipo de IdeC en Brasil me apoyó.

Extrañamente, sólo me fue posible leer el libro luego de quedar desempleada por primera vez en siete años. Durante más de seis meses tuve tiempo suficiente para leer las historias, reflexionar, aprender y pensar más profundamente sobre el cambio personal que yo necesitaba. Es extraño cómo Dios a veces nos da el tiempo que necesitamos (incluso cuando no sabemos que lo necesitamos) de tan diferentes maneras.

Estaba totalmente inspirada leyendo sobre cómo Buchman había forjado una idea revolucionaria que llevó a miles de personas a experimentar un verdadero cambio de corazón y luego luchar con ellos por el cambio personal. Y ahora pregunto: "¿Quién tiene el coraje de hacer lo mismo, de ser el Frank Buchman del siglo XXI?" Estoy plenamente convencida que necesitamos urgentemente tales experiencias de cambio personal en nuestros cursos de formación y en nuestros talleres - aunque estos son muy importantes y valiosos para el trabajo de IdeC en todo el mundo. Yo desafío tanto a los veteranos como a los jóvenes, a detenerse, leer, reflexionar y luego desarrollar un trabajo que verdaderamente esté inspirado en la práctica del silencio y en la búsqueda de la orientación de Dios o de nuestra conciencia. Quizás nos hemos saltado una fase vital en el proceso: la fase en la que realmente podremos inspirar a las personas a nuestro alrededor, aquellos más cercanos a nosotros; teniendo conversaciones profundas, con la convicción de interesarnos con ellos, por sus vidas y sus preocupaciones. Construir amistad y confianza con otros, incluso antes de hablarles sobre IdeC.

Esto es lo que aprendí de Buchman - que cada colega era importante para él, su familia, su trabajo y su futuro. Como resultado, la gente se sentía feliz a su lado. Apreciaban su forma ser con ellos y realmente querían seguirlo, porque ellos querían hacer con otros lo mismo que él hacía por ellos. Hoy IdeC tiene su lugar en el mundo, pero nos encontramos en medio de un debate acerca de "Cómo ser más eficaces" en nuestra misión de ayudar a que le cambio mundial suceda. Yo supongo que la respuesta se encuentra en el corazón de cada hombre y mujer que quieran verdaderamente ofrecerse a sí mismos para luchar por un mundo donde las relaciones puedan ser totalmente diferentes y mejores. Este empieza con la gente que tú más amas. El cambio debe comenzar justo allí, girando nuestra cabeza para mirar a la persona que está justo al lado de nosotros.

Necesitamos interesarnos más, mucho más, unos por otros. Con la mayor sinceridad.

Alline Serpa