Noticias

Ni tonto ni sinvergüenza

Lunes, 24. Septiembre 2012
Author: 

Randy RuffinMi esposo y yo estuvimos encantados con aliviarnos de la política estadounidense durante unas pocas semanas en Australia en julio y agosto, pero ahora la época de elecciones está sobre nosotros en serio, y todos estamos inundados con anuncios políticos, verdades a medias, acusaciones y contraacusaciones. ¿Cómo alguien como yo podrá navegar las próximas semanas, previo a la jornada electoral en los Estados Unidos el 6 de noviembre con equilibrio, cordura y el corazón en paz?

Participar de la política es un deber cívico. Es importante que cada uno de nosotros se informe sobre los temas de interés para nosotros y nuestro país - entre ellos la guerra en Afganistán, el conflicto en Siria, Irán y sus ambiciones nucleares, de nuestra necesidad de energía equilibrada con la necesidad de preservar el medio ambiente y mitigar el cambio climático, la economía, el sector financiero y el empleo, la educación y la infraestructura, las armas, la sexualidad humana, etc., etc., y, vislumbrándose sobre todo esto, los derechos de la persona equilibrados con las necesidades de la comunidad más amplia y el papel del sector privado frente al del gobierno.

Cada uno de nosotros tenemos nuestras propias tendencias o incluso fuertes opiniones, ¿pero nos exponemos a diferentes puntos de vista de los que tendemos mantener? ¿Leemos las publicaciones que ofrecen tanto puntos de vista progresistas como conservadores? ¿Vemos programas de televisión o escuchamos programas de radio que ofrecen puntos de vista equilibrados o puntos de vista que son diferentes de las nuestros? ¿Sabemos cuándo apagar las voces que son meramente partidistas y llenas de enojo y tomamos la publicidad política con varios granos de sal, o quizás incluso protestamos por el papel de los Comités Políticos de Acción y el dinero "de fuera" en nuestra política local? Me sentí reconfortada al saber que el senador Scott Brown y su oponente, Elizabeth Warren, han llegado a un acuerdo para limitar el pago de la publicidad de sus campañas con el dinero del exterior.

Tengo que confesar que mis inclinaciones propias están bien definidas, soy demócrata registrada y tengo la intención de hacer un poco de campaña por nuestro Presidente y por el candidato demócrata para el Senado en Virginia, pero yo no compro todo lo que mi partido propone y trato de escuchar y leer reflexivos puntos de vista conservadores. Soy gran fan de David Brooks, y valoro mucho su sentido común y moderación y también leo o escucho con cierta frecuencia otras voces conservadoras, Michael Gerson, entre ellos. Public TV’s News Hour siempre presenta puntos de vista opuestos, algo que aprecio.

Un buen amigo me acaba de enviar el obituario del columnista William Raspberry, quien murió mientras estábamos en Australia, y creo que los dos pasajes citados de un discurso que pronunció en la Universidad de Virginia en 2006 son buenos mensajes para que llevemos con nosotros en las próximas semanas. Una importante lección que aprendió en su carrera, dijo, es "que en casi todas las polémicas públicas, las personas más reflexivas secretamente creen en ambas partes". Tal vez si más de nosotros estuviéramos preparados para reconocer la validez de ciertas opiniones emitidas por los "del otro lado", llegaríamos muy lejos en la sanación de las divisiones políticas profundas que están virtualmente paralizando a nuestro país y eso nos permitiría llegar a algunos acuerdos.

Raspberry dice que la segunda lección, "que no ha permitido que mi confianza se convierta en arrogancia, es que es muy posible que usted que no está de acuerdo conmigo no sea por ello, ni un tonto ni un sinvergüenza". Viviendo en una zona conservadora de Virginia, donde tenemos vecinos, compañeros feligreses y amigos que son conservadores, sé que muchos de ellos no están de acuerdo con mis puntos de vista, y también sé ¡que no son ni tontos ni sinvergüenzas! ¡Espero que piensen que lo mismo de mí!

Randy Ruffin es coordinadora del Caux Scholars Program. Luego de 27 años comprometida activamente con Iniciativas de Cambio en Washington, DC, se ha mudado junto con su esposo a una parte más rural de Virginia.

NOTA: Individuos de muchas culturas, nacionalidades, religiones y credos están involucrados activamente con Iniciativas de Cambio. Estos comentarios representan las opiniones del autor y no necesariamente aquellos de Iniciativas de Cambio en su conjunto.