"No podemos cambiar el mundo sin cambiar primero nosotros mismos"

IofC welcomes people to centres in Switzerland, India, Brazil and Australia

"No podemos cambiar el mundo sin cambiar primero nosotros mismos"

Martes, 5. Agosto 2014

 

¡Saludos!

Voy a compartir con ustedes, en francés, algunos momentos de reflexión durante este Diálogo sobre Tierra y Seguridad . Sin importar si somos profesionales o ciudadanos responsables, todos estamos dedicados a la senda de la paz, especialmente a través de la preservación de nuestro medio ambiente y la reducción de la pobreza.

No podemos cambiar el mundo sin cambiar primero nosotros mismos – es algo que repetimos constantemente en Caux - El cambio en uno mismo puede estar lleno de percances; esto requiere energía, inspiración espiritual y tomar acciones individuales antes de acercarse a un enfoque colectivo. Voy a comenzar contando mi propia progresión, que inició cuando yo tenía 18 años.

Yo había invitado a mi grupo de scouts a participar de un retiro en la Abadía de Subiaco, cerca de Roma, justo donde San Benito proclamó la regla "ora et labora" ("ora y trabaja"). Los invité para que cada uno pudiera establecer una regla o lema para la vida.

El mío fue SERVIR PARA DEFENDER LA DIGNIDAD HUMANA, VIVIR DESDE ADENTRO Y VIVIR PARA LA FAMILIA. Este lema, compuesto por tres convicciones, continua siendo muy importante para mí hoy en día.

Me gustaría comenzar dándoles un ejemplo sobre mi familia, seis hijos y 16 nietos, seis años después de que mi querida y leal esposa y yo celebramos nuestro aniversario de bodas de oro. A pesar de mis viajes frecuentes debido a mi trabajo, y de estar ausente durante largos períodos de tiempo, mis hijos y mi esposa me mostraron su amor y agradecimiento con un regalo para mi cumpleaños número 60: un reloj que tiene cada uno de sus nombres grabados en él. Los que no lo han visto pueden acercarse y echarle un vistazo en mi brazo más tarde.

San Agustín escribió Continúa en tu camino porque él no existe sin tus pasos. Como secretario de Estado de Asuntos Económicos, esto fue lo que me llevó a oponerme a las acciones propuestas por mi gobierno sobre temas ecológicos. La acción se refería a una garantía estatal sobre los riesgos de invertir en una empresa suiza, que pidió que se construyera una planta termoeléctrica en Indonesia (en la isla de Sumatra). Esta planta, alimentada por carbón, contaminaría una región densamente poblada. Al final yo perdí la batalla, y aunque me esperaba dimisiones, conservé mi cargo como directivo después de hablar con el Todo Poderoso, de acuerdo a nuestro tiempo de silencio al encargo de Caux.

En lo que se refiere a la pobreza, un día me encontré con una declaración de Abbé Pierre que decía Cualquier sociedad que no utiliza lo que produce para mejorar la suerte de los más desfavorecidos, sino para aumentar el bienestar de los que ya son felices, está condenada al declinamiento y a la muerte. Abre los ojos a lo que está sucediendo aquí a tu alrededor: ¡atrévete a mirar y a actuar! Este es el enlace que debemos hacer entre pobreza, salud y administración sustentable de la tierra como la base de la vida en cada cultura.

La paz y la seguridad humana son dos factores que han influenciado todos mis esfuerzos profesionales; esto se debe a que están directamente relacionados con mi lema sobre "defender la dignidad humana". El resto de nuestros encuentros en 2014 se centrarán en Explorar el factor humano en el cambio global: Un acercamiento basado en las personas. La madre Teresa nos dejó el mensaje de que Sentimos que lo que hacemos es solo una gota en el inmenso océano, pero el océano no sería lo que es sin esa gota. Un pasaje del Juego del Bosque, llevado a cabo en San Francisco en 1985 titulado SOLFERINO atrapó mi atención. Este decía: Un hombre solo…una voz, tan débil… y sin embargo, ¿si mi corazón es tocado no puedo llegar a otros? Este es mi lugar: un solo hombre puede hacer la diferencia. Esto es a lo que yo llamo "servir" en mi lema. Pero seguramente estarán preguntándose ¿servir a quién? Servir al todo poderoso; y permítanme recordar una afirmación de uno de mis predecesores en la Cruz Roja Internacional: El principio esencial y decisivo de la Cruz Roja es la idea de asumir la responsabilidad por el sufrimiento humano.

Frank Buchman nos dejó un importante mensaje: La paz no son solo palabras o frases en un tratado; le corresponde a hombres y mujeres convertirse en personas diferentes a través de la verdad y la inteligencia humana. El Dalai Lama también declaró La paz debe desarrollarse sobre la base de la confianza mutua. Trabajar tanto individual como colectivamente para mejorar el medio ambiente y combatir la pobreza es trabajar por la paz. Sin embargo, se requiere mucha energía e imaginación porque se tendrá que enfrentar el fracaso en el camino; como cuando estaba en el hospital de la Cruz Roja en Chechenia y una noche perdí cinco enfermeras y un representante, que fueron asesinados mientras dormían. El apoyo familiar y el diálogo con el Todo Poderoso son esenciales en este tipo de circunstancias. Con frecuencia me repito a mí mismo la oración de San Francisco de Asís; Señor, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo y sabiduría para reconocer la diferencia.

Permítanme concluir mi intervención con el llamado espiritual de Ginebra, redactado por todas las creencias religiosas y la sociedad civil internacional en 1999.

Todas nuestras convicciones personales o las religiones a las que le debemos lealtad, tienen en común el respeto por la integridad de la humanidad, el rechazo del odio y la violencia, la esperanza de un mundo mejor y más justo.

Hacemos un llamado a los líderes globales para que se adhieran de manera rigurosa a los tres principios siguientes

° Rehusarse a invocar un poder religioso o espiritual para justificar la violencia en cualquiera de sus manifestaciones;

° Rehusarse a invocar una fuente religiosa o espiritual para justificar la discriminación y la exclusión;

° Rehusarse a explotar o dominar a los demás por medio de la fuerza, la capacidad intelectual o la persuasión espiritual, la riqueza o el estatus social.

Pensé en esto con bastante frecuencia durante nuestra discusión sobre la película el Chad.

Hablé en la conferencia del Diálogo sobre Tierra y Seguridad sobre valores, el medio ambiente, la seguridad y la paz que requiero para tener la fuerza espiritual y la energía para continuar con mi compromiso, a pesar de muchos reveses y fracasos.

¡Mi amistad y mi solidaridad con todos ustedes!

Cornelio Sommaruga fue Presidente del Comité de la Cruz Roja Internacional entre 1987-1999 y Presidente de Inciativas de Cambio Internacional hasta 2006. Actualmente es el Presidente del Instituto Internacional de Remoción de Minas de Ginebra, que fue fundado por él.

NOTA: Individuos de diversas culturas, nacionalidades, religiones y credos están activamente involucrados con Iniciativas de Cambio. Estos editoriales representan los puntos de vista del escritor y no necesariamente los de Iniciativas de Cambio como movimiento.

Traducido al español por Luis Felipa Zapata Gómez