Última exportación de Nigeria: Paz

Última exportación de Nigeria: Paz

Lunes, 5. Enero 2009

Imán musulmán y pastor cristiano: antes enemigos, ahora renovados pacificadores internacionales. Los dos nigerianos llevan su mensaje de esperanza alrededor del mundo. Mike Lowe reporta.

El imán Ashafa y el Pastor Wuye (Foto: Alan Channer) En un suburbio de Melbourne, un joven espera pacientemente para hablar con el imán Ashafa. La gente se ha dispersado, pero alrededor de los dos principales oradores – un imán y un pastor de Nigeria – aún hay muchos que quieren hablar con ellos. Finalmente, después de casi una hora de espera, el joven confiesa al imán haber odiado mucho a “su gente” – los musulmanes. “Les he causado daño. Hoy usted ha cambiado mi mundo. Por favor perdóneme”.

Nigeria, el país más grande de África, con una población de 140 millones, es uno de los numerosos países africanos donde los cristianos y musulmanes viven juntos. El imán Muhammad Ashafa y el pastor James Wuye empezaron su trabajo actual hace 14 años, después de liderar milicias rivales en enfrentamientos entre cristianos y musulmanes, donde murieron miles de personas y el pastor perdió la mano derecha. Ahora ellos dicen que el verdadero musulmán perdona y que un cristiano no puede predicar el odio.

Su trabajo llamó la atención de FLTfilms de IdeC en Londres, quienes produjeron el documental, El Imán y el Pastor, que cuenta la historia de su extraordinario cambio, desde ser enemigos declarados a crear y dirigir el Centro de Mediación Interreligiosa Cristiano-Musulmán, con sede en Kaduna, al norte de Nigeria. Su modelo para lograr la armonía religiosa ha sido adoptado por el Gobierno de Nigeria.

2008 ha sido un año extraordinario para ellos, llevando su mensaje alrededor del mundo. Sumado a su trabajo de mediación en Nigeria, han sido invitados dos veces a la Provincia Rift Valley de Kenia, para ayudar a construir la confianza entre tribus involucradas en la violencia desatada luego de las elecciones. Gracias al apoyo financiero del Instituto de Paz de los EEUU, este trabajo ha sido filmado con vistas a producir un segundo documental que muestre su metodología de una manera más específica.

En enero viajaron al oeste de Canadá para encontrarse con diversas comunidades étnicas en siete ciudades. Su ejemplo inspiró al imán Syed Soharwardy de Calgary para organizar una “caminata por la paz” a lo largo del país, involucrando musulmanes y cristianos para emprender una “jihad” (guerra santa) contra la violencia. Soharwardy dijo a los reporteros que se sintió inspirado por de El Imán y el Pastor porque representa a “dos líderes religiosos que manteniendo su propia fe, la misma que proclaman, se han comprometido a evitar la violencia en contra del liderazgo y las creencias del otro”.

Pocas semanas después regresaron a ese país, a petición del Departamento Canadiense de Asuntos Exteriores y Comercio Internacional, para proyectar el filme en ese y otros departamentos oficiales del gobierno y representantes de ONGs. Al presentarlos, el Director General de la Oficina de África y ex Alto Comisionado para Nigeria, David Angell, dijo que entre los que trabajan por el cambio, el imán y el pastor “no solamente son de los más inspiradores, sino de los más efectivos”.

En abril y mayo fue la premier de la versión en francés y alemán del documental, en Ginebra y en Berlín respectivamente, seguido de la premier en francés en el Salón Internacional para las Iniciativas de Paz en Vilette, París. Los dos periódicos de mayor circulación en Suiza francófona publicaron largos artículos sobre “El imán y el pastor: dos líderes de guerra convertidos al perdón”. Más tarde el filme fue transmitido por la televisión suiza, en alemán y en italiano. También ha sido transmitido por la televisión sueca.

En octubre volvieron a Ginebra, y luego a París, para proyectar el documental en el Cinéma Verité, la celebración más prestigiosa de cine que resalta causas humanitarias y sociales. Entre los invitados se encontraban la reina Noor de Jordania, la Premio Nóbel Wangari Maathai, el Presidente de IdeC Internacional Mohamed Sahnoun, Bob Geldof y Meg Ryan.

Pocas semanas después, invitados por Iniciativas de Cambio, viajaron a Australia para un recorrido de tres semanas por cuatro capitales estatales y la capital federal. En una entrevista en el popular programa Late Night Live de la ABC, el famoso locutor Phillip Adams conmovido dijo, “Estoy hablando con dos personas que, claramente, están entre las personas más importantes en el mundo, en este momento de nuestra convulsionada historia.”

En Melbourne, su visita tuvo el apoyo del Concejo Islámico de Victoria, el Concejo Victoriano de Iglesias y la Comisión Multicultural Victoriana, logrando que su mensaje llegara tanto a cristianos como a musulmanes.

En Brisbane, algunos llegaron armados con las escrituras para demostrar que era un error que musulmanes y cristianos trabajaran unidos. “No compartimos totalmente nuestras creencias y valores”, respondieron, “pero somos hijos de Abraham e hijos de Adán y como tales somos responsables del otro como ser humano… No es cuestión de descuidar nuestra fe, sino de crear un espacio para el otro.”

El imán Ashafa explicó: “El Corán enseña que el Islam es inclusivo y reconoce otras religiones. Quienes creen en Dios tienen su recompensa. Algunos falsos líderes religiosos, con la ayuda de la interferencia política, guían a la gente al odio y distorsionan las enseñanzas.”

El pastor Wuye respondió, "La Biblia dice que no veremos a Dios si no transmitimos paz y santidad a todos los hombres. Cuando Ashafa decidió mostrar respeto y compasión y buscó el perdón me sentí incómodo y lloré, ¿Cómo puedo perdonar a este enemigo quien ha asesinado a hombres de mi país y quien por su causa perdí mi mano derecha? Así como su profeta lo guió al perdón, así Jesús me desafía también a mí.”

El imán Ashafa dijo, "Construir la paz ha sido una tarea difícil. En algunas partes de nuestra comunidad somos vistos con desconfianza. Nuestro mayor enemigo ha sido la ignorancia."

En Canberra fueron los conferencistas invitados en un seminario para 200 personas, luego de celebrarse el desayuno de oración número 22 en la Casa del Parlamento. Nunca antes ningún musulmán había participado de manera tan prominente en este evento. Cuando se les preguntó a que habían tenido que renunciar para poder trabajar con el otro, ambos respondieron enfáticamente, “a nada”, lo que provocó una prolongada ovación de pie.

Desde Australia viajaron a Chipre donde fueron panelistas en la “Oración Mundial por la Paz”, organizada por la Comunidad Católica de San Egidio y la Iglesia Ortodoxa de Chipre. En este pequeño país, trágicamente dividido entre cristianos griegos y musulmanes turcos, su experiencia fue especialmente relevante.

Las relaciones entre comunidades en algunas regiones de Nigeria aún son tensas. El Centro de Mediación Interreligiosa trabaja constantemente para enviar imanes y pastores, capacitados por Ashafa y Wuye, para tratar los conflictos étnico-religiosos en cualquier lugar del país.

El irrebatible mensaje del imán y el pastor es que la coexistencia pacífica entre cristianos y musulmanes es posible en Nigeria y en el resto del mundo.