Noticias

TIGE empresarial busca fortalecer la integridad

Viernes, 20. Septiembre 2013

TIGE empresarial busca fortalecer la integridad

por Jiawen Zhou

Margaret Heffernan (izquierda) hablando con los participantes

Un panel con oradores y conferencistas de alto perfil discutió sobre la Confianza e Integridad en la Economía Global (TIGE, por sus siglas en inglés) en el segundo TIGERoadshow llevado a cabo en Sheffield el 12 de septiembre.

TIGE se enfoca en el verdadero corazón de un liderazgo ejercido de manera efectiva y fomenta la toma de decisiones "basada en la conciencia" que conducen a cambios organizacionales y económicos tanto en los negocios como en la vida. Este concepto llega en un momento en el que la integridad y la confianza son más necesarias que nunca, luego de las crisis bancarias y económicas mundiales.

Rikki Griffiths del Banco HSBC, LiverpoolLos talleres del TIGERoadshow organizados por Iniciativas de Cambio (IdeC) del programa de negocios del Reino Unido traen luz para superar victoriosos este desafío. Los talleres convocan a expertos en negocios, delegados de corporaciones y organizaciones sociales para la construcción de redes locales y regionales en donde se intercambien buenas prácticas y se difunda la concientización y el apoyo a nuevas empresas éticas.

La Escuela de Negocios de Sheffield (SBS por sus siglas en inglés), de la Universidad Sheffield Hallam, acogió una serie de conferencistas claves de TIGE. Entre ellos estaba la reconocida autora de negocios Margaret Heffernan; Tony Bradley, Director del Centro para el Desarrollo Empresarial Ético y Social (SEED Center), de la Escuela de Negocios de la Hope Universitiy de Liverpool; el profesor John Carlisle, asesor del gobierno en proyectos de infraestructura a gran escala, y Rikki Griffiths, Director del Área Comercial del HSBC en Liverpool.

Todos ellos fueron recibidos en la universidad por el Decano de la SBS, Adrian Hopgood, quien fue además el encargado en inaugurar el evento. La SBS es la tercera escuela de negocios más grande en el Reino Unido, con más de 7,600 estudiantes provenientes de más de 100 países. El profesor Hopggod citó un informe: "… en el pasado ha habido una tendencia a buscar y esperar un liderazgo heroico e individualista, pero ahora muchos sienten que ha habido un alejamiento de esta aspiración hacia una "cultura de liderazgo colectivo" en la que una visión más dispersa y distributiva del liderazgo puede prosperar".

Participantes dan su retroalimentación Margaret Heffernan argumentó que las mayores amenazas y peligros que enfrentamos son los que no vemos, pero no porque sean secretos o invisibles sino porque somos "voluntariamente ciegos". Ella ha visto los puntos ciegos de negocios que conllevan a una cultura empresarial fallida que debilita la cooperación en los negocios.

Heffernan dijo: "El líder de cualquier organización en el mundo debe estar viendo los escándalos de HSBC, Barclays, la BBC y la Nueva Corporación. Cada organización tiene dificultades y preocupaciones conocidas por muchas personas que optan por permanecer en silencio… Pero nosotros nunca pudimos comportarnos de esta manera, ya que a todos nos gusta pensar que somos buenos y éticos, ¿entonces qué es lo que está mal?"

Heffernan continuó diciendo: "Idolatramos individuos carismáticos que nos hacen sentir estúpidos y carentes. Como consecuencia, muchas personas reconocen un estilo de liderazgo excesivamente imperial que nadie cuestiona."

"No podemos ser individuos multitarea, nuestros cerebros tienen límites cognitivos. Mientras más ocupados estemos, menos capacidad de pensamiento crítico vamos a desarrollar: tomaremos por correcto lo que está equivocado."

"Somos reacios al conflicto debido a que nuestro sistema educativo fomenta la obediencia y la conformidad. La mayoría de las personas quieren ser parte de la multitud, mientras que los denunciantes son a menudo demonizados."

"Confundimos el hablar por el actuar. Esto quiere decir que en muchas ocasiones sentimos como si hubiésemos hecho algo cuando en realidad no es así. La regla de oro del comportamiento del espectador es que mientras más personas sean testigos del mal actuar, menos probabilidades habrá de que alguien intervenga."

Entonces la atención se centró en la manera de contrarrestar la práctica de todo esto, el negocio cambia de poco fiable a generar confianza. Como respuesta, Heffernan propuso que una disidencia de calidad y bien argumentada dentro de una organización demuestra lo bien que ésta funciona, si no hay disidencia, esta no es buena. "Cada organización inteligente debe diseñar sistemas y procesos que hagan que sea fácil para los empleados hacer preguntas, plantear dudas y hacer sonar el silbato. Esto solo puede ocurrir si todos están viendo y diciendo la verdad".

El Reverendo Tony Bradley ha encontrado que el mercado de consumo ético, un mercado altamente segmentado, donde la toma de decisiones "éticas" está basada en una amplia variedad de factores que no necesariamente son "altruistas", está creciendo significativamente.

"El informe El consumismo Ético 2011 mostró que el dinero en ahorros e inversiones éticas crecieron un 9,3%, pasando de 19.3 mil millones de euros a 21,1 mil millones de euros año tras año", aseguró Bradley.

Y agregó: "La evolución y el futuro pertenecen a las empresas sociales y las empresas éticas. Se están abordando las interrupciones causadas por las cinco "S" por sus nombres en inglés (size, scale, sources, sinks and solidarity), tamaño, escala, fuentes, sumideros y el hecho de responder al reto de una mayor solidaridad en los negocios y la economía."

"De acuerdo con la Empresa Socia del Reino Unido (SEUK por sus siglas en inglés) y el Reporte de la Lucha Británica en 2012, el 58% de las empresas sociales reportó crecimiento en el año 2011."

Los comentarios profundos de Bradley fueron seguidos por estudios de casos convincentes presentados por las empresas éticas y sociales: Mind Apart, Sheffield SEE dirigida por Jodie Marshall y Joe Swann, fundador y presidente de My Social Innovation (MySI), una organización londinense basada en ayudar a jóvenes a crear empresas socialmente sostenibles.

Profesor John CarlisleDespués de la implementación de un ejercicio de Pensamiento Sistémico con aplicaciones para grandes corporaciones, el profesor John Carlisle propuso un nuevo modelo de negocio notablemente mejor y más rentable. Él sostuvo: "En el futuro, el mejor modelo de negocio no es para reducir costos, sino para mejorar la calidad. El nuevo orden se puede establecer con la espalda recta mediante el trabajo con sus proveedores".

Rikki Griffiths del HSBC añadió: "Tenemos que cambiar nuestra cultura y volver a la relación de banca tradicional que se pasa más tiempo entendiendo las necesidades de sus clientes y no pensando en la venta de productos para alcanzar objetivos a corto plazo."

Alastair Johnson, un fabricante local de muebles, piensa que aunque el evento solo duro un día tuvo un muy largo alcance, divertido, convincente y profundo. "Me sentí alentado y afirmé mis ideas para tener una empresa social, descubrí más personas con un pensamiento afín al mío", afirmó Johnson. Julia Harley, otra participante del programa también estuvo de acuerdo: "El contenido de este evento es como las semillas, cuantas más sembramos y regamos, recordando constantemente el desafío de las personas, más resultados vemos".

Fotos de Jiawen Zhou

Traducido al español por Luis Felipe Zapata Gómez