Noticias

Un sueño audaz en Damasco

Miércoles, 12. Febrero 2014

Iman Al Ghafari Iman Al Ghafari, profesora de inglés y coordinadora de Creadoras de Paz en Siria, ha luchado persistente y constantemente para mantener viva la paz en el corazón y en las vidas de las personas con las que vive y trabaja en Damasco. Para conseguir ese objetivo, Iman Al Ghafari utiliza los Círculos de Paz, actividades de educación, interacciones informales e iniciativas valientes como llevar siete mujeres sirias a un viaje de un día al Líbano para que vean y conozcan algo diferente. Ella escribe lo siguiente:

Atrévanse a soñar. Esfuércense por seguir adelante aunque encuentren rocas por el camino y alrededor suyo. Intenten mantener la cabeza en alto aunque las dudas y el miedo anden merodeando.

Mi familia se preocupó cuando decidí llevarme a siete mujeres que forman parte de Creadoras de Paz en Siria al Líbano, para que conocieran a participantes del mismo programa. El objetivo era salir y conocer personas que han vivido la misma experiencia y que han estado involucradas en guerras y en la construcción de la paz, personas que han saboreado la dulzura de la paz y conocen la mentalidad de un guerrero. Me fue difícil convencerlas para que me acompañaran. Me sentí decepcionada y tuve miedo especialmente cuando escuché que algunos pensaban que yo tenía uno o varios intereses políticos o que alguien me estaba utilizando para conseguirlos. Pero mi único interés era descubrir cómo podemos crear un futuro juntos.

Syrian women arriving in LebanonSalimos de Damasco en taxi, a las 5:50 de la mañana. Damasco queda solamente a pocas horas de la frontera pero hay un alto potencial de peligros en el camino. Sin embargo, el viaje transcurrió sin incidentes y cuando llegamos a Beirut nos acogieron maravillosamente. En cuanto entramos al salón vimos un letrero en la pared dándonos la bienvenida. La hospitalidad de nuestros huéspedes realmente nos conmovió.

Este evento de un día fue organizado por Iniciativas de Cambio del Líbano y nuestra participación fue financiada por los amigos de Iniciativas de Cambio Canadá. Vimos la película El Imán y el Pastor. Luego, escuchamos a Assaad Chaftari y a Mohiedine Shehab, quienes en el pasado eran enemigos, y nos contaron sobre su caminar hacia la reconciliación y el perdón. Después del almuerzo tuvimos un taller sobre resolución de conflictos y luego un tiempo para compartir. A eso de las 5:30 de la tarde regresamos a Damasco, muy agradecidas por la hospitalidad y la inspiración que nos brindaron. Después de volver, recibí cartas de las mujeres. Aquí cito a algunas de ellas:

Syrian women in Lebanon

Mrs Rahaf N escribió, "Me gusta el título de "Creadoras de Paz", me llamó la atención... En la primera reunión no cesaba de mirar hacia la puerta, estaba lista para salir en cualquier momento de ahí porque no quería perdonar a quienes asesinaron a los jóvenes de mi pueblo... Hicieran lo que hicieran, yo no iba a perdonarles... sí, yo estaba generalizando... para mí todos los que pertenecían a su grupo eran asesinos, pero ella (Iman) tocó nuestros sangrantes corazones con su mano mágica cuando dijo "Ellos les tienen miedo AL IGUAL que ustedes les tienen miedo a ellos...sus sentimientos hacia ustedes son los mismos que los de ustedes hacia ellos". Ir a Líbano fue maravilloso. Me han caído bien todos, cada uno de ellos... me gustó su forma de darnos la bienvenida, de abrazarnos y me encantó el rótulo que puso el Sr. Salame en la pared (Damos la bienvenida a nuestra familia que viene de la tierra de Al-Sham, Damasco). Me gustaron las uvas y la tarta. Me gustó la hospitalidad de Marie, la reacción de Lina para defender a la humanidad y la manera en que cada uno nos trató, como se debe tratar a los demás sin importar su origen.

Syrian women in Lebanon"Me hubiera gustado que nos quedáramos más tiempo para conocernos mejor. Sinceramente para mí ha sido la primera vez que paso tiempo con alguien de otra denominación religiosa, la primera vez que hablo con un cristiano, un chiita y un druso. Hemos hecho muchas preguntas y aún quedan más pero no hemos tenido suficiente tiempo. Deberíamos tener más reuniones y talleres. Estoy dispuesta a participar en más ejercicios para intercambiar ideas sobre cómo construir la paz."

( Me gustaría mencionar que después de haber participado de los Círculos de Paz, la Sra. Rahaf evitó que un joven se quitara la vida y a que otros creyeran que esa era la forma de construir la paz.)

Suhair tuvo que superar muchos miedos. "Sentía un gran temor y no sabía por qué. Una voz dentro de mí me decía que fuera cuidadosa. Luego nos presentaron a todos los demás quienes profesaban diferentes religiones y me sentí afortunada de conocerlos. Antes yo no sabía que las personas podíamos ser diferentes y no estaba consciente de quiénes éramos ante los demás y del porqué veíamos a los otros de diferente manera. Escuche muchas historias que me parecieron honestas, y me gustó que todos parecían diamantes con diferentes formas. También me gustó la idea de que "buscar la paz no significa perder nuestros derechos."

"Me sentí conmovida cuando cuando fuimos a rezar y una de las mujeres del Líbano dijo "Voy a comprar ropa y una alfombra para la oración y las guardaré en mi casa para que se sientan más cómodas cuando vengan la próxima vez"."

Syrian women in LebanonLa señorita Maysa se expresó de otra forma. "No sentí que fuéramos diferentes. Sentí que teníamos el mismo objetivo y la misma dirección, crear la paz y contruir puentes entre nosotros. Me gustó la manera en que todos cooperaron y se prepararon para darnos la bienvenida con tanta alegría y amabilidad, además con unas grandes sonrisas. Todo lo que vi fue impresionante, demostrando que los seres humanos en su mayoría carecen de compasión, respeto y capacidad de perdonar. El objetivo de cada religión y civilización es difundir la paz, el amor y construir buenas relaciones. Son las cosas que siempre ganarán. Fue realmente un grandioso y hermoso día... fue como un refrescante descanso en medio de este período sombrío de la época que estamos viviendo."

Sarah añadió, "Sinceramente me gusta llamarlo "la cosecha de haber ido al Líbano" porque el viaje fue muy fructífero. Para mí, ha sido muy fructífero por muchas razones ya que ha sido como un resumen de nuestra experiencia en Creadoras de Paz. Realmente deseo que cada uno que tenga una arma en sus manos o esté contribuyendo a la expansión de la violencia pueda escuchar de lo que hicimos. Por supuesto ha sido un viaje fantástico porque fuimos con gente buena y también conocimos a más gente buena. Espero que volvamos a vernos y los tengamos aquí en Siria (a nuestros nuevos amigos libaneses) cuando haya terminado la guerra."

Syrian women in LebanonEl viaje no es fácil pero esto ha sido una forma de sanarme hasta de mi estrés y mis ansiedades. A través del viaje hemos sembrado semillas de esperanza creyendo que nuestros hijos serán más conscientes de la importancia de la paz. Agradezco de nuevo al equipo del Líbano por haber organizado este evento, a los miembros de la familia de Creadoras de Paz que nos han apoyado y al equipo de IdeC Canadá por financiar el evento y apoyarnos con sus oraciones. Esta labor es capaz de alejar la energía negativa.

Fotos de Marie Chaftari

Traducido al español por Maren Isabell Priewe