Violencia invisible, daño visible

Wimarshana Ranasinghe and her husband Shashika D’Silva

Violencia invisible, daño visible

Jueves, 28. Mayo 2020

 

por Wimarshana Ranasinghe

Wimarshana Ranasinghe y su marido, Shashika D’Silva, se dedican a sanar las heridas que la guerra dejó en Sri Lanka y a hacer posible que vuelva la confianza entre las comunidades divididas del país.

Tras 30 años de conflicto en nuestro país, estamos en un punto en el que no existe violencia visible; sin embargo, las causas fundamentales del conflicto todavía persisten. Mi marido, Shashi, y yo pertenecemos a la comunidad mayoritaria y tenemos la sensación de que nuestra propia comunidad ha hecho que otras se sientan menos valiosas que la nuestra. Es nuestra responsabilidad construir lazos de confianza con ellas.

Hemos celebrado círculos donde compartimos historias personales, círculos de paz y diálogos interreligiosos. A lo largo de algunos de estos acontecimientos, mi esposo Shashi ha pedido disculpas a los tamiles por lo que les hizo el gobierno cingalés. No es fácil responsabilizarte de algo que no es tu cumpla, de algo que sucedió incluso antes de que nacieras.

El año pasado nuestro país fue bombardeado de nuevo el Domingo de Resurrección.

Estábamos descorazonados. Acabábamos de salir de un conflicto con nuestros conciudadanos y ya volvían a separarnos. Nos dividían tanto que, si el Gran Buda hoy visitara Sri Lanka y dijera su verdad, le rechazarían como si fuera un voluntario más de una ONG que intenta adoctrinarnos con ideas europeístas encubiertas.

No estábamos dispuestos a que nos separaran. Teníamos que hacer más para crear lazos con los demás, para hacerles saber que estaremos a su lado pase lo que pase.

Cuando hablo con integrantes de otras comunidades, sienten curiosidad por saber cuál es mi etnia y religión. Después de escucharme, se sienten listos para compartir su dolor y hablar de las heridas que tienen. Así ha crecido una gran amistad. Cuando Shashi y yo nos casamos, fue maravilloso poder ver a algunos de nuestros amigos tamiles presenciar la que, para ellos, era su primera boda cingalesa.

La confianza se basa en tres pilares: la responsabilidad, la integridad y la vulnerabilidad. ¿Qué tan preparados estamos para mostrarnos vulnerables ante las otras comunidades, para hablar sobre lo que podríamos mejorar, lo que debemos cambiar como cingaleses, tamiles y musulmanes? Todavía no hay ese sentimiento de ser una sola comunidad de esrilanqueses.

No perderemos la esperanza. Seguiremos haciendo lo que hemos hecho hasta ahora, hasta que llegue un día en el todo el mundo sea una gran familia, y no solo los ciudadanos de Sri Lanka. Buda una vez dijo: “Visvasa Parama Gathi”; es decir, “La confianza es el mejor pariente”. A todos nos une la búsqueda de una misma verdad.

Wimarshana Ranasinghe

Wimarshana Ranasinghe es constructora de paz y facilitadora. Descubrió Iniciativas de Cambio en 2012. Durante los últimos 7 años, se ha implicado profesionalmente en distintos programas de IdeC en India y en Sri Lanka como miembro de Iniciativas de Cambio para la Vida (IfL, por sus siglas en inglés): un programa de divulgación. Es facilitadora certificada de los Círculos Paz — Del programa Creadoras de Paz, y tiene experiencia como formadora en programas de construcción de paz y comunicación no violenta para líderes interreligiosos, funcionarios de la administración pública, profesores, estudiantes de universidad y líderes de comunidades..

Traducido al español por Mariona Gastó Jiménez